miércoles, 15 de agosto de 2018

Rodearse de libros


Se llama tsundoku y es el placer de tener libros solo para verlos. Proviene de los términos japoneses tsunde-oku, (apilar cosas para luego y marcharse), y dokusho, (leer libros). Una práctica que en español llamaríamos “bibliomanía” y que no deja de ser una patología cultural que conviene superar cuanto antes. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en el diario La Prensa, 14 de agosto de 2018.

jueves, 9 de agosto de 2018

Motivos para leer


Yo soñé que era Serafín Arellano cuando leí “El final de Norma”, de Pedro Antonio de Alarcón. En aquella época, el rostro de “La hija del cielo”, era el de una compañera de escuela. Me enfrenté al vil Rurico de Cálix (con la cara del novio de mi compañera), y Alberto, amigo de Serafín, era mi compañero Manuel. La magia del escritor me hizo ver aquella película en la que solo yo podía ser el héroe. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en el diario La Prensa, 7 de agosto de 2018.

La Feria que viene


Anoten las fechas y preparen su presupuesto: del 14 al 19 de agosto se celebrará la Feria Internacional del Libro de Panamá con Israel como país invitado. Será en el Centro de Convenciones Atlapa, donde les esperan un gran número de actividades culturales entorno al libro y sus autores. Una cita anual que nos recuerda que trabajando juntos, a pesar del acostumbrado desprecio presidencial, se pueden hacer grandes cosas en nuestro país. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en el diario La Prensa, 3 de agosto de 2018.

jueves, 26 de julio de 2018

Los libros inútiles

Veo a Ricardo Martinelli salir en las noticias mostrando libros. Libros inútiles, que solo sirven por el título, y qué lástima que no hubiese pensado antes de delinquir en leerlos y hasta en tener un programa de televisión donde mostrarlos sin esposas. Son libros que se muestran al aire para mandar un mensaje, recordando las viejas dedicatorias de canciones de amor en la radio: “para Fulanita, de parte de quien solo ella sabe”.  Seguir leyendo aquí. 

Artículo publicado en La Prensa, 24 de julio de 2018.

lunes, 23 de julio de 2018

Protestar en la era digital

Ya lo decía "La luz" de Pedro Altamiranda: “yo no entiendo de voltaje ni de sistema integrado, pero el pago de la luz me tiene casi arruinado”. Menos mal que el compromiso mundialista terminó a tiempo, porque esta yuca nos la iban a meter calladitos. “Así es mi país”: mientras nos alimenten la ilusión de patria estamos contentos. Aunque no todo está perdido. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en el diario La Prensa, 17 de julio de 2018.


miércoles, 11 de julio de 2018

En el país de los ciegos


Pasado el Mundial, nos toca centrarnos en lo importante, comenzando por aterrizar en su categoría a los futbolistas: no son héroes nacionales. Llamarlos así, es reducir a mero trámite deportivo las verdaderas gestas que nos han traído hasta hoy. Los futbolistas compiten, es su profesión, los héroes lo fueron por dignidad. Ni héroes ni villanos: futbolistas. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en el periódico La Prensa, 10 de julio de 2018.

miércoles, 4 de julio de 2018

Agenda para el debate II: Pedagogía democrática

En estos intensos días de corrupción y fútbol, surge con fuerza el DTD (Director Técnico Democrático), un ser dotado, a su juicio, del conocimiento necesario sobre asuntos de Estado. Puede vérsele delante del televisor diciéndole de todo a las imágenes sordas de debates o sacudiendo vehemente el periódico al ver el panorama ruinoso del país. Signo del DTD moderno es su intensa actividad en redes sociales, casi siempre con una pésima ortografía. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en el diario La Prensa, 03 de julio de 2018.

lunes, 2 de julio de 2018

Huir por los libros

Nos fuimos de librerías mis hijas y yo la otra tarde. Solemos ir a una donde venden libros de segunda mano y allí rebuscamos y encontramos nuestros tesoros. La pequeña encontró una serie de libros donde los monstruos de siempre son amigos y amigables. La mayor, renunció a una novela al encontrar un librito que explica con claridad la Química, que le cuesta un poco. Yo encontré “El cuaderno dorado” de Doris Lessing, que me tiene admirado.
En casa, la mayor se acerca y me enseña todos los libros que tiene de Laura Gallego, su escritora favorita. Son siete por ahora, pero quiere todos y quiere una estantería para tenerlos en orden. Su cuarto se está convirtiendo en una pequeña biblioteca, apéndice feliz de la “nuestra”, la grande. La pequeña quiere toda la colección de los monstruos amigables porque la va a ayudar con sus miedos, porque explica cómo es cada uno. “No se puede amar lo que no se conoce”, dice Ortega y Gasset -pienso-, aunque, sentencia la pequeña, “ya sé que los monstruos no existen, lo pone en los libros”. Nos reímos, pero quiere esos libros por si acaso. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en la revista Literofilia.

jueves, 28 de junio de 2018

Pueblo chico, plagio grande

Camilo José Cela, Nobel 1989, se presentó al premio Planeta en 1994. Ganó. En 1995 le dieron el Cervantes. Saltó la noticia: plagio. José Saramago, Nobel 1998, publica Las intermitencias de la muerte en 2005. Saltó la noticia: plagio. Alfredo Bryce Echenique, premio Planeta 2002. Saltó la noticia: plagio. Tres ejemplos recientes y conocidos.

El plagio es condenable, sin fisuras ni excusas grandilocuentes. Esta forma de corrupción es común, antigua y de muy mal gusto, la practique quien la practique. Al plagiario lo convierte en víctima de sus limitaciones y vanidad; al plagiado, lo cosifica, transformándolo en mero objeto de copia. Seguir leyendo aquí. 

Artículo publicado en el diario La Prensa, 28 de junio de 2018.

domingo, 24 de junio de 2018

Dios, patria y fútbol

Dios, que es redondo (así dice Juan Villoro), no anda metido en asuntos de fútbol. Tiene tanto trabajo y nos ama tanto y parejo a todos que no podía darle a la selección panameña el triunfo y dejar a los belgas, de antigua y olvidada tradición esclavista, sin su victoria. Los belgas también oran. Como buen padre, deja que sus hijos compitan y que gane el mejor. Porque no es cuestión de fe, es cuestión de poner el balón al fondo de la portería por lo menos una vez más que el contrario. Dios, redondo y todo, es mucho más que todas esas oraciones tricolor y vigilias y ayunos para torcer su brazo. Seguir leyendo aquí.

Artículo publicado en el diario La Prensa, 22 de junio de 2018.