lunes, 14 de diciembre de 2009

Tormenta sobre Alejandría (Reseña)

Una serie de extraños asesinatos y su resolución son encomendados a Demeas, un personaje enlutado y gris por la muerte de su amada Dafne y avocado en algunos momentos a la autodestrucción. Hasta aquí todo bien pero, si le sumamos a lo dicho que los crímenes ocurren durante los últimos días del Imperio Romano y que todo el mundo conocido está llegando a su fin, la intriga crece exponencialmente. Si les decimos que Demeas no es otro que el duque de Alejandría y que a quien pide ayuda para la investigación es la mismísima Hipatia de Alejandría, sí la directora de la mítica Biblioteca las cosas toman un cariz de epopeya histórica, sí de epopeya.
“Tormenta sobre Alejandría” (Alfaguara, 2009) no es una novela más sobre los sucesos que llevaron a la ruina el mundo antiguo dando paso al mundo moderno de la mano del Cristianismo, es una crónica del pensamiento de la época, de la lucha por el conocimiento, del fanatismo cegante que lleva a muchos a pasar por alto el amor que su propio Dios pide para los demás.
Luis Manuel Ruiz (Sevilla, 1973) traza una novela que debe, por su calidad, inteligencia y profundidad, ser una de las más leídas de este año. Sin disminuir en ningún momento la intensidad de la intriga y el entrenamiento que debe caracterizar las grandes novelas el autor abre la caja de los viejos textos y de la filosofía tan necesaria para darnos un baño de conocimiento que está al servicio de la obra que nos pinta con colores intensos el drama de un hombre y su tiempo.

El paisaje en el que se desarrollan los hechos está sólidamente construido, las calles, los recovecos de la gran Biblioteca de Alejandría o los utensilios cotidianos son precisamente colocados por un autor que lleva años de oficio y conoce el equilibrio del detallismo necesario y se aleja de la pedantería acartonante del experto que a pesar de estar bien documentado no es capaz de la belleza literaria.
Los personajes son entrañables, se les toma cariño, vamos recorriendo con ellos la intriga que les inquieta y que a nosotros nos deja pensativos y expectantes cada vez que nos toca cerrar la novela para volver a nuestro siglo que no es muy distinto al del duque Demeas. Su construcción es precisa, en la cual los detalles dibujan correctamente el pensamiento y los sentimientos de todos ellos dando una coherencia vital al texto que atrae sin remedio hasta la última página. Cada personaje esconde algo, cada uno que entra en escena es quien es y a la vez no lo es, sospechamos de todos, nos enamoramos de algunos, nos conmueven la piedad y la valentía de otros. Todo ello manejado con maestría por Luis Manuel Ruiz al que esta novela invitará a buscar la obra anterior de este sevillano que será un clásico.
¿Quién narra esta novela? Este es uno de esos secretos que cada uno debe descubrir. Les sorprenderá la audacia del autor para narrar desde esa perspectiva esta aventura que les dejará con un montón de reflexiones y preguntas para después de la lectura de la novela.
“Tormenta sobre Alejandría” les dará mucho que pensar, les dará mucho para leer (querrán buscar otros libros del autor pero sobre todo les dará una buena razón para volver a creer en la buena novela, sin apellidos ni servidumbres, les dará a los lectores sobre todo una perspectiva mejor documentada y más lograda como texto narrativo de una época tan interesante y a la vez determinante para la historia de la humanidad. Mucho nos queda por decir pero “pasen y lean” como solemos decir. No se arrepentirán.

No hay comentarios: