viernes, 29 de agosto de 2008

Amistad

Conocí a Jaime Pascual, periodista deportivo, mejor que el de Richard Ford, en el trabajo que tengo en el Aeropuerto de Barajas. Hace años que él se marchó para cumplir su sueño y dejó atrás toda la comodidad de una nómina o de unos horarios que te tienen más ordenada la vida. Se fue para ser cámara de televisión y la verdad es que le va muy bien. En mis momentos difíciles a estado allí. En los momentos buenos no me ha faltado una llamada suya desde cualquier parte del país para saber de mí. Hoy hemos comido juntos y nos hemos puesto la día sobre nuestras vidas y nos henos prometido repetir pronto la ceremonia del reencuentro.
Hace años me obsequió con Ébano de Ryszard Kapuściński . Una delicia. Cuando le pregunté por lo que está leyendo, me confesó que a Kapuściński, Viajes con Heródoto y que se lo está pasando bien con la lectura. Me regaló hace tiempo un manual de guerrilla periodística que me encantó y me prestó (se lo devolveré cuando venga a casa) El enamorado de la Osa Mayor de Sergiusz Piasecki en una edición antigua y que dice lo siguiente: "me gustaban mis compañeros porque nunca me habían defraudado". Yo hablo en presente. Me gustan mis compañeros, mis amigos y Jaime Pascual, "Jaimiño" como le llamo yo cariñosamente lo es. Y nunca me ha defraudado.

No hay comentarios: