lunes, 10 de enero de 2011

Máscaras


La gente que lleva máscaras no es de fiar, sean superhéroes o villanos. Si son villanos ya me preocupa más. Nadie que viene a dar buenas noticias se esconde detrás de una máscara. Si encima la máscara no va a confesarse como la de Mishima, peor.
Hoy un señor encapuchado, con una vocecita sospechosa de lo peor, proclama un cese “permanente y verificable” de la violencia, pero no definitivo. Los de la máscara, que asusta al más pintado y esconde siempre a un cobarde, pretenden dar lecciones de cómo negociar, de cómo lograr metas democráticas. Se creen que acabamos de caernos de un guindo.
A los de la máscara tenemos que decirles una cosa: cuando anuncien la entrega de las armas, cuando digan que se entregan, cuando desaparezcan por completo, entonces verificaremos y nos creeremos que la cosa va en serio. Mientras no paguen lo que nos han hecho durante todos estos años no nos creeremos nada. Lo demás es puro teatro.

No hay comentarios: